Economía

Solo tres autonomías lograron crear más empleo en 2018 que en 2017

0

Desempleados haciendo cola en una Oficina de Empleo en Zaragoza – Economía

La recuperación del mercado laboral se desacelera. Donde más, en Asturias, Cantabria y Aragón

El mercado laboral español empieza a mostrar síntomas de ralentización. En 2018 se siguió creando empleo, pero a menos ritmo que en 2017. Es un dato significativo, porque desde 2014 no había un año en el que España no creara más empleo que el anterior. Ninguno, hasta que llegó 2018. Los datos demuestran que la moderación en el crecimiento económico ya se han empezado a trasladar a la ocupación. Y hay que tener en cuenta que esta desaceleración se produce cuando España todavía no ha recuperado todo el empleo que se destruyó durante la crisis económica.

Esa pérdida de fuelle en la creación de empleo ha sido generalizada en todo el país. De hecho, solo tres autonomías consiguieron crear más empleo en 2018 del que habían generado en 2017. Se trató de la Comunidad Valenciana, Extremadura y la Comunidad de Madrid. Eso sí, con tasas discretas. Así, Madrid creó un 3% más puestos de trabajo que en 2017; la Comunidad Valenciana un 2,4% más; y un 1,8% más Extremadura. En todas las demás regiones hubo desaceleración. Donde más, en Asturias, Cantabria y Aragón, seguidas de Baleares, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Canarias.

El caso más preocupante ha sido Asturias, que ha pasado de generar 6.286 empleos netos en 2017 a solo 3.467 en 2018. Es decir, una desaceleración del -45% en solo doce meses. En Cantabria ha sido del -41,9% -apenas 3.500 empleos netos creados el año pasado, frente a los alrededor de 6.000 que creó en 2017-. Y el caso de Aragón también es preocupante, porque en su caso la desaceleración ha sido de un -35%, en un mercado laboral que ha pasado de generar casi 20.000 empleos netos en 2017 a apenas 13.000 el año pasado.

En Baleares la creación de empleo se ha moderado un 27% en un año, un 25,3% en Castilla y León, un 18,9% en Castilla-La Mancha, un 15,3% en Canarias, el 12,9% en Galicia… La lista sigue y alcanza también a Cataluña, uno de los grandes «pulmones» laborales de España que también ha desacelerado la creación de empleo de forma significativa: el año pasado creó 16.000 puestos menos que en 2017.

El agregado nacional es elocuente: en 2018, España en su conjunto creó 47.181 empleos menos que en 2017. El pasado fue el quinto año consecutivo en el que el país sumó ocupados, tras haber tocado fondo en 2013, cuando los últimos coletazos de la crisis aún se llevaron por delante 85.000 puestos de trabajo. En 2014, la recuperación económica logró crear 417.574 empleos; 533.186 en 2015; 540.655 en 2016; 611.146 en 2017; y 563.965 durante el último año.

El economista y director de la patronal CEOE en Aragón, José María García, considera que la desaceleración que ha sentido el mercado laboral español en 2018 es fruto de un cúmulo de circunstancias a las que nada ayudan la incertidumbre política -con la crisis catalana como foco destacado-.

Inestabilidad

Entre los factores externos que ya están afectando a la creación de empleo en España, este experto apunta los efectos de «las batallas comerciales entre China y Estados Unidos, la falta de concreción de cómo se va a cristalizar finalmente el Brexit, y la inestabilidad en torno al precio del petróleo». En clave interna, «el eterno problema de Cataluña y la inestabilidad política general, que aporta incertidumbre, enemiga de la inversión y, por tanto, de la creación de empleo».

Además, este economista y directivo de la CEOE ve con preocupación que, en vez de haberse profundizado «en las reformas de la economía española dirigidas a mejorar la productividad», se estén adoptando medidas «que acaban entorpeciendo la creación de empleo, como son los aumentos en las cotizaciones sociales o de los salarios mínimos, porque todo eso no ha ce más que incrementar los costes laborales y, al final, la ley del mercado es inexorable: lo que se encarece se consume menos».

Por otra parte, José María García apunta a la necesidad de incidir en las acciones formativas para recualificar a los desempleados, mejorar sus perfiles profesionales y adaptarlos mejor a las necesidades del tejido productivo. Y, en paralelo, seguir ayudando a la diversificación de la estructura económica del país, con una apuesta decidida por la industria.

Este experto está convencido de que, actuando en esas direcciones, se puede seguir creciendo y creando empleo. «No se ha agotado el potencial de crecimiento de España, pero -insiste- hay que profundizar en las reformas porque todavía tenemos mucho recorrido por hacer en materia de productividad y muchísima mano de obra por incorporar al mercado de trabajo».

Amazon, las sombras de un modelo que amenaza con inundarlo todo

Previous article

El PSOE andaluz arde en llamas: afines a Montero y Planas exigen la cabeza de Susana

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Economía