Internacional/Mundo

Los escenarios para la oposición tras el desafío de Guaidó a Maduro

0

Detractores del régimen se movilizarán el 23 de enero para exigir un ‘gobierno de transición’

Guaidó pide ayuda

En un cabildo abierto en Caracas, el recién electo presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, lanzó el pasado viernes una declaración que generó desconcierto en el país y dejó abierta la incertidumbre sobre hasta qué punto puede llegar la oposición y cuál será la reacción del régimen de Nicolás Maduro, ante lo que analistas califican como un desafío a su gobierno.

Juan Guaidó, el inesperado líder que guía a la oposición en Venezuela

Maduro pide que cese el conflicto con oposición y llama al diálogo

Con amenaza de Gobierno de transición, parlamento planta cara a Maduro

Tenemos, apegándonos a la Constitución, apegándonos al elemento del 233 (los artículos 233, 350, 333), que asumir las competencias de la encargaduría de una Presidencia de la República porque lo dice nuestra Constitución. ¿Es suficiente apegarnos a la Constitución en dictadura? No, entonces debe ser el pueblo de Venezuela, la Fuerza Armada y la comunidad internacional las que nos lleven a asumir claramente el mandato, (…) que vamos a ejercer”, dijo Guaidó, que también convocó a protestas el próximo 23 de enero.

Ante la ambigüedad de su afirmación –para muchos no había quedado claro si asumía las funciones o no–, el líder opositor afirmó en Twitter asumir las competencias “para la conformación efectiva de un Gobierno de transición”. Después, la Asamblea Nacional de Venezuela dijo en un comunicado que el diputado había asumido “las competencias de la Presidencia de la República”, pero más tarde le bajó el tono a la nota de prensa.

Asumo el deber impuesto por la CRBV y el art. 333 que obliga a todos los venezolanos, investidos o no de autoridad, a luchar para la restitución del orden constitucional #ANRutaPorLaLibertad#CabildoAbierto pic.twitter.com/jBqN7S1hmk

— Juan Guaidó (@jguaido) 11 de enero de 2019

Después del pronunciamiento, ni Guaidó ni ninguno de los líderes de la oposición dieron declaraciones. Solo hasta este sábado en la tarde, y a través de su cuenta de Twitter, el presidente del parlamento dijo: “Todos enfocados en la unión para el #23Ene (23 de enero) manteniendo una agenda única”. Horas más tarde agregó: “Nuestros gremios, sindicatos y sociedad civil se mantienen trabajando por la ruta para la transición en Venezuela, es por ello que este 23 de enero las calles de Venezuela gritarán en una sola voz por el rescate de la libertad, la democracia y el cese de la usurpación de Nicolás (Maduro)”.

Hasta ahora, el mensaje de Guaidó –que juramentó ante la Asamblea Nacional el pasado 5 de enero y se convirtió en uno de los presidentes más jóvenes de esa institución en ese país– parece ser el mismo: buscar la unidad de la oposición, alentar a las Fuerzas Armadas y llamar a los venezolanos a salir a las calles.

Pero ¿qué tanta proyección y fuerza tiene el líder opositor? Según el analista político Luis Salamanca, durante el cabildo abierto “nació un líder, una persona muy joven que se atrevió a retar el poder de hecho que tiene Maduro (…). Hoy es la figura más importante de la oposición en Venezuela”.

Líder de Asamblea Nacional se declara presidente interino de VenezuelaLíder de Asamblea Nacional se declara presidente interino de Venezuela

Guaidó, líder de Asamblea Nacional, dijo que cumple lo que dice la Constitución tras la ‘usurpación de poder’ de Maduro. Análisis.

El experto explica que con el desafío lanzado contra el régimen, Guaidó hasta hoy ha logrado más que lo que en su momento lograron otros presidentes de la opositora Asamblea Nacional como Henry Ramos Allup y Julio Borges.

“Lo que lo está catapultando a él a la condición de eventual líder es que se atrevió a dar un paso que era relativamente impensable e inesperado. Hasta ahora nadie se había atrevido a darlo, y aunque está sujeto a la polémica de qué fue lo que él quiso hacer el viernes, él asomó la posibilidad de dar un paso sumamente crucial como es el de no solamente desconocer retóricamente al presidente, sino asumir parcialmente la norma 233 de la Constitución para ver qué pasa”, dice el experto.

Lo que lo está catapultando a él a la condición de eventual líder es que se atrevió a dar un paso que era relativamente impensable e inesperado.

Para el politólogo Carlos Raúl Hernández, Guaidó, de 35 años, “es un líder que surge de la persecución que el gobierno de Nicolás Maduro emprendió contra el opositor Leopoldo López” –condenado a 13 años y 9 meses de prisión–, su partido Voluntad Popular y los otros líderes políticos de ese movimiento, que tras las protestas en su contra del año 2017 se saldó con el encarcelamiento y exilio de una buena tajada de ellos, especialmente de los más jóvenes.

Con López preso, el dirigente Carlos Vecchio en el exilio y el diputado Freddy Guevara refugiado en la embajada de Chile, la responsabilidad de asumir la presidencia de la Asamblea Nacional recayó en el joven político.

Sin embargo, Guaidó –ingeniero industrial de profesión y con dos maestrías en gerencia pública– representa la plena definición del término ‘cuadro político’.

Aunque es considerado uno de los fundadores de Voluntad Popular, vigente desde el 2009, nunca tuvo tanta autonomía como para tomar decisiones sin consultar a la cúpula del partido, pero tampoco estuvo tan lejos como para no ascender.

Los analistas recuerdan que en el actual escenario no se puede perder de vista que Maduro todavía tiene el apoyo de los militares y el control del presupuesto nacional, factores claves en todo el proceso de transición que propone Guaidó.

El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó se dirige a los ciudadanos convocados a un cabildo abierto en Caracas.

Además, con los antecedentes del pasado también está sobre la mesa la posibilidad de que el régimen de Maduro decida aplicar la misma fórmula que ha usado con otros opositores y opte por ordenar su detención. De hecho, la ministra de Asuntos Penitenciarios, Iris Varela, ya había dicho en la red social Twitter que le tenía a Guaidó una celda preparada.

“No sabemos cuál va a ser su suerte (la de Guaidó) en este régimen donde no se respeta para nada el orden constitucional y legal; es incierta la situación”, apuntó Salamanca.

Tampoco se puede olvidar que otra opción para el régimen de Maduro es el cierre de la Asamblea Nacional, una amenaza que volvió a cobrar vida en los últimos días antes de la posesión el jueves de Maduro para su segundo mandato, considerada ilegítima por varios actores internacionales.

Y es ahí, en el escenario internacional, donde el accionar de Guaidó ha empezado a recibir voces de apoyo. El primero en pronunciarse a favor del presidente del parlamento fue el secretario general de la OEA, Luis Almagro, que el mismo viernes felicitó su “asunción como Presidente interino de Venezuela”. “Tiene nuestro apoyo, el de la comunidad internacional y el del pueblo de Venezuela”, agregó.

No sabemos cuál va a ser la suerte de Guaidó en este régimen donde no se respeta para nada el orden constitucional y legal; es incierta la situación

Brasil también saludó a través de su cancillería que Guaidó esté dispuesto a “asumir constitucionalmente” la Presidencia del país latinoamericano ante la “ilegitimidad” de la investidura de Maduro. Por su parte, la cancillería chilena reiteró su “irrestricto apoyo” a la Asamblea Nacional. Y este sábado el portavoz de la diplomacia estadounidense, Robert Palladino, pidió en un comunicado la nueva formación de gobierno en Venezuela.

“El pueblo de Venezuela se merece vivir libremente en una sociedad democrática gobernada por un Estado de derecho (…) Es hora de iniciar una transición ordenada hacia un nuevo gobierno”, afirmó. Además, Palladino saludó el “coraje del liderazgo de la Asamblea Nacional y, en particular, de su presidente, Juan Guaidó y su decisión de invocar las autoridades de la Constitución de Venezuela”. En el mismo sentido, el secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, dijo desde Abu Dabi, donde está de visita, que “el régimen de Maduro es ilegítimo”.

El pueblo de Venezuela se merece vivir libremente en una sociedad democrática gobernada por un Estado de derecho (…) Es hora de iniciar una transición ordenada hacia un nuevo gobierno.

Más tarde, el canciller venezolano, Jorge Arreaza, acusó en Twitter a Pompeo de promover “abiertamente un golpe de Estado” y Maduro ofreció diálogos a la oposición y a los países de la región que le son contrarios.

Para Hernández, con los hechos del viernes, Guaidó “ya ha alcanzado una notoriedad mundial”. Ahora está por verse si el presidente del parlamento logra sumar el apoyo de las diferentes facciones de la oposición, que desde hace varios años está fracturada, y también si consigue convocar a los venezolanos a la manifestación del 23 de enero que, según afirmó, es el “primer llamado a la acción” para desalojar a Maduro de la Presidencia, informó un comunicado de prensa de Voluntad Popular.

Justo ese día se conmemorarán los 61 años de la caída de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. “Será una fecha importante. La oposición se lo está jugando todo, cree que es ahora o nunca, y la población sabe que es un momento de ruptura. El mayor temor es que el régimen esté dispuesto a bañarse en sangre”, concluye Ronald Rodríguez, investigador del Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario.

REDACCIÓN INTERNACIONAL
* Con información de Valentina Lares Martiz / Corresponsal en Caracas de EL TIEMPO

Pintadas en Barcelona amenazando de muerte a Abascal: “Te mereces un tiro en la nuca”

Previous article

En México venden gasolina por Facebook / Una vuelta al mundo

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *